Como uno de los restaurantes para bodas de Peralta, en nuestra carta no puede faltar uno de los máximos exponentes de la gastronomía navarra: el queso Idiazábal. En este nuevo post repasamos sus particularidades y las razones que le han hecho merecedor de un puesto destacado en el panorama quesero internacional. De hecho, le avalan el reconocimiento de "Producto Patrimonio Culinario Europeo" y la medalla de oro de la Academia Internacional de Gastronomía que le reconoce como uno de los mejores quesos europeos. 


Este queso con Denominación de Origen se produce desde 1989 en las subzonas de Urbía, Gorbea, Aralar, Urbasa, Bidasoa-Baztan y el Pirineo navarro. Estamos ante un queso de oveja latxa, una raza típicamente pirenaica. El ordeño se hace a mano entre marzo y julio. En Peñalen te recordamos que las piezas de Idiazábal se distinguen por su pequeño tamaño, su forma cilíndrica y su corteza dura y lisa. Su sabor es intenso y ligeramente picante. Presenta un leve toque ahumado fruto de sus 60 días de maduración. 


Este queso de leche cruda se elabora como decimos únicamente con la leche de oveja latxa o carranzana. Es un producto graso, con un mínimo 45% de materia grasa sobre extracto seco. Destaca su elevado contenido en calcio, lo que convierte al Idiazábal que puedes degustar en los restaurantes para bodas de Peralta como el nuestro en un alimento recomendable para prevenir la osteoporosis. Debido a que su contenido en hidratos de carbono es bajo, es perfecto para prevenir la caries porque impide el crecimiento de parte de los microorganismos que la provocan.